Historia

Historia1Muchos Bomberos ingresan a nuestra Institución cuando tienen 18 años y permanecen el resto de su vida en servicio. Por lo tanto, deben recibir tanto conocimientos técnicos como una formación integral, que desarrolle en ellos actitudes y valores.

Con este propósito, la Junta Nacional de Bomberos de Chile creó, el 1 de junio del 1988, la Academia Nacional, entendida como un organismo destinado a la capacitación técnica y valórica, actuando como un agente de educación. Esta idea es coherente con el actual concepto de Educación Permanente.

Esta educación permanente debe reflejarse en una formación integral de sus Bomberos, lo que significa no sólo capacitar en ciertas habilidades técnicas, sino también en conductas y valores que harán de cada Bombero un Voluntario altruista, disciplinado, leal y participativo.

EL COMIENZO

historia2El 15 de agosto de 1987, la Asamblea Nacional se realizó en un lugar especial. Se trataba de un predio de 128 mil metros cuadrados, ubicado a 50 kilómetros de Santiago, en la comuna de Talagante, con una construcción central de estilo arquitectónico tradicional del campo chileno.

En esa Asamblea se conoció la ponencia de un Profesor de Historia quien gentilmente accedió a exponer sobre lo que significaba una Academia Nacional de Bomberos. Se trataba del profesor, Oscar González Cavada.

En esa oportunidad, la Asamblea acuerda la adquisición de ese bien raíz, para destinarlo al Campus Central de la Academia Nacional, formalizándose, al mismo tiempo, las actividades de la Academia.

Un mes más tarde, conocido el programa para sentar las bases del funcionamiento de la Academia, tras ser aprobado por el Directorio de la Junta Nacional, se estipuló la contratación del autor de dicho programa como Director de la Academia Nacional, Óscar González Cavada

Historia3

Este profesional ejerció tal cargo durante 16 años y su gestión fue especialmente efectiva en la generación de los cursos normalizados, capacitación de Instructores y proyección de la ANB a todo el país, concretada en sus actuales 15 sedes regionales.

historia4LOS PRIMEROS CURSOS

Durante el segundo semestre del año 1988, un equipo de Bomberos, que luego serían los primeros Instructores Nacionales, desarrolló los cursos iniciales que se impartirían en todo Chile enfocados en tres materias fundamentales (FUEGO I, AGUA I Y TÁCTICAS I), masificándose a nivel nacional.

Si bien estas tres materias fueron normalizadas, aún era necesario formar Instructores que los pudieran impartir. Estos fueron los tres primeros cursos que se comenzaron a masificar a nivel nacional, sin embargo, para lograrlo se requería contar con Instructores Regionales.

FORMACIÓN DE PRIMEROS INSTRUCTORES

El día 19 de febrero de 1989 se inicia en Santiago el Primer Curso Para Instructores Regionales. Un ambicioso programa de una semana de duración para participantes provenientes de todas las regiones del país. El programa contemplaba que los participantes alojados en Guardias historia5Nocturnas del Cuerpo de Bomberos de Santiago y de Ñuñoa, concurrieran todos los días al Campus de la ANB ubicado en Talagante. Ahí se realizaron extenuantes jornadas de capacitación a cargo del Director y de un grupo de Instructores, que tenían por objetivo enseñar a los participantes a poder hacer las clases de los tres cursos recién desarrollado, para que ellos pudieran masificarlos en cada una de sus regiones.

El programa incluyó temas como “La Formación Bomberil”, a cargo de Don Mario Banderas Carrasco, también “Objetivos y Proceso de Aprendizaje” a cargo del Director Don Oscar González Cavada.

Don Carlos Fredes Aliaga enseñó la “Aplicación de Recursos Audiovisuales”. El Curso de Fuego I estuvo a cargo de Don Leonardo Sandoval Labbé, mientras que el de Agua I a cargo de Don José Echiburú Núñez. Finalmente, el Curso de Tácticas I estuvo a cargo de Don Juan Sánchez.

El nivel de los participantes fue muy elevado y finalmente quedaron certificados 28 Instructores Regionales, con el mandato de iniciar la masificación de los cursos y darle un carácter de Nacional a esta Academia que iniciaba sus actividades.

historia6REPRESENTACIÓN NACIONAL

Sabemos que existen en Chile grandes diferencias entre los diversos Cuerpos de Bomberos en cuanto a su tamaño, recursos y ubicación geográfica. Por eso, la Academia procura garantizar un desarrollo bomberil homogéneo en todo el país, a través de cursos que tengan un mismo nivel de preparación profesional comparable según parámetros internacionales. Asimismo, ofrece la formación de especialistas en ciertos temas para enfrentar emergencias de mayor complejidad y que exigen un mayor nivel profesional.

DESCENTRALIZACIÓN

Por las características geográficas de Chile (un país largo y estrecho), no es posible que una Academia localizada en la capital pueda entregar directamente formación a los Bomberos de todo el país. Por ello, hemos centrado nuestra acción en dos aspectos: la formación de Instructores y la preparación de material didáctico. De este modo, aún los Cuerpos más apartados pueden aplicar los Cursos de la Academia en igualdad de condiciones con los situados en las ciudades de mayor tamaño.

historia7SEDES REGIONALES

En este aspecto, las Sedes Regionales ANB cumplen un rol fundamental ya que descentralizan nuestra acción y garantizan una mejor concordancia con las realidades locales.
El concepto que inspira estas sedes, se fundamenta en que sean básicamente una estructura de recursos humanos, que permita coordinar y optimizar la acción de los instructores.

En la medida que esta estructura funcione adecuadamente, puede aspirar a lograr recursos materiales para facilitar su accionar. Nada se obtendría con hacer inversiones en salas de clases o campos de entrenamiento, si estas instalaciones no pueden ser aprovechadas de manera eficiente y realista por carecer de una organización operativa adecuada. Hoy cada una de las regiones del país cuenta con una Sede Regional establecida que coordina todas las actividades de capacitación de la Región, mantiene actualizados e informados a sus Instructores y se relaciona con el Nivel Central.